PRUEBA COOKIES ENLACE
COOKIES

Minería

​​​​​​​​​El historiador romano Plinio se refería probablemente a los yacimientos de los montes de Triano cuando, en su Historia Natural, alude a una montaña de hierro sita en las proximidades del océano. La riqueza del mineral, su gran concentración en un espacio reducido y su proximidad al mar posibilitaron la intensa y temprana puesta en marcha de este núcleo minero.

Durante siglos, la explotación de las minas fue una actividad desempeñada por los naturales de la comarca; pero, desde el último cuarto del siglo XIX, la irrupción masiva de capitales y de mano de obra procedente del resto del País Vasco, Castilla La Vieja y Galicia acelera las extracciones en cotos tan afamados como Marruecos y Triano; simultáneamente, el paisaje y la estructura social de las localidades implicadas se vieron severamente transformados.

Experimentaron decisivas mejoras las comunicaciones terrestres ligadas a la minería, con especial atención para el ferrocarril.

El rápido agotamiento de las mejores venas condujo a la explotación de subproductos como el carbonato, la chirta y el miñón, construyéndose para ello infraestructuras específicas tales como los hornos de calcinación, los lavaderos y las balsas de decantación, respectivamente.